domingo, 22 de febrero de 2009

CARTAS A CLARA

Algunos de vosotros ya habéis visto la película "Pasión inmortal" (Song of love) que cuenta la historia de Robert Schumann, Clara (Wieck) Schumann y Johannes Brahms. Aquí tenéis el comienzo de la película :








En la historia de la música ha habido pocas mujeres dedicadas a la composición. Sí que ha habido muy numerosas y estimables intérpretes tanto vocales como instrumentales, pero compositoras, pocas. Los motivos son muchos y evidentes, así que no abundaré en ellos. Pero os traigo aquí a una de las más admirables mujeres que ha dado la historia de la humanidad: Clara Wieck, que como se casó con Robert Schumann, pues como Clara Schumann se quedó.
La historia de amor entre estos dos genios de la música es digna de protagonizar una película: el alumno pobre pero talentoso que se enamora perdidamente de la hija de su profesor, nueve años menor que él, y que, siendo correspondido, tiene que soportar que el padre se niegue, que los separe, que les impida verse, que vuelva a negarle la mano tras una nueva petición, y así hasta tres veces... durante cinco años. Sólo el amor grande y verdadero, y la fidelidad y el tesón hicieron que el drama llegara hasta los tribunales, que finalmente permitieron el matrimonio. Sin consentimiento del padre, claro.
Clara fue niña prodigio, una de las más grandes pianistas del siglo XIX, esposa abnegada hasta en la durísima enfermedad de Robert, madre de ocho hijos, amiga íntima de Brahms y Joachim; fue admirada por Goethe, Chopin, Mendelssohn... Fue también profesora, y compositora especialmente dedicada al piano. Absolutamente admirable... como tantas otras anónimas que no han tenido ninguna oportunidad de desarrollar su talento.

No hay comentarios: